Noticias

NUEVAMERICA IMPRESORES LTDA.

 

 

¡Más que por herencia, por convicción! Los hermanos Jorge Guzmán y Tomás Guzmán tomaron desde el año 2013 las riendas de una empresa con 30 años de trayectoria en la industria gráfica. Nuevamerica Impresores no sólo lleva la novedad en su nombre, también en su actual administración, que llega con energía a asumir los retos de vanguardia en el sector gráfico.

 

 

“Adquirimos nueva maquinaria, actualizamos la imagen corporativa y estamos en un plan de crecimiento y posicionamiento agresivo que nos ha dado buen resultado, estamos conformes pero nunca satisfechos al 100%”. Con estas palabras Jorge Guzmán, de 28 años, y actual gerente comercial de Nuevamerica Impresores nos introduce en una conversación tan dinámica como la empresa que dirige en la calle Bombero Nuñez de Santiago.


Pero Jorge no emprende sólo, se hace cargo del proyecto renovador de la empresa junto a su hermano, el ingeniero civil de 25 años Tomás Guzmán, ambos con una idea muy clara y muy organizada de las metas que se proponían lograr, a pesar de las dificultades propias de la industria. Así lo relatan ellos:
 

De acuerdo con Tomás, “estar a la vanguardia significa que vamos a sobrevivir en un mercado que es muy competitivo y si queremos dar un aporte de sustentabilidad tenemos que estar dentro de los top del mercado, tener las fuentes controladas y disminuir las externalidades de lo que producimos”.
 

Ambos reconocen que durante los primeros meses fue difícil impulsar las nuevas propuestas, pero al poco tiempo la mezcla de la experiencia de sus padres con las innovaciones de ellos, comenzaron a dar frutos. De hecho, los resultados han hablado por sí mismos: sólo en el primer año de administración de los hermanos Guzmán, el crecimiento registrado de Nuevamerica Impresores fue del 44% con respecto al año anterior. Para 2014 esperan mantener el crecimiento y ojalá superarlo.
 

Nuevamerica es imprenta certificada en Cadena de Custodia CERTFOR/PEFC


Los conocimientos del mundo actual que traen las generaciones modernas, y la determinación al éxito de estos jóvenes, han sido sin duda los ingredientes del crecimiento de la imprenta, encontrando en la certificación de Cadena de Custodia CERTFOR/PEFC la respuesta a uno de sus desafíos y mucho más de lo que esperaban:


Para Jorge “la certificación es parte de este cambio de estrategia de crecimiento continuo de forma sustentable. Uno como imprenta es un actor relevante en cuanto al consumo del papel, y por lo mismo, uno puede hacer un aporte significativo al tema medioambiental. Vimos que la certificación PEFC calzaba con nuestra visión y con los objetivos que teníamos en lo que significaba ir avanzando hacia los temas de sustentabilidad y proteger el medio ambiente. Nosotros queríamos invitar a las empresas a que implementen una política de compra sustentable y nosotros ser un proveedor que esté de acuerdo a eso”, con la Cadena de Custodia PEFC, se logró alcanzar esa meta.


Por su lado Tomás agrega que al buscar lo que estaba en vanguardia de sustentabilidad, encontró que PEFC es la certificación que más se pide en el mercado gráfico y al implementarla buscaron combinar el trabajo de la mano de la tecnología. “Uno de los desafíos era incorporar todos los requisitos de la certificación sin alterar nuestros tiempos de entrega y finalmente lo que logramos fue que los aceleramos, digitalizamos gran parte de los proceso y logramos optimizar el resultado”.


Implementar la certificación no sólo significó sumarse al compromiso sustentable como ventaja competitiva, según Tomás, la certificación PEFC también “nos sirvió para mejorar nuestro trabajo, controlar nuestros márgenes y procesos, controlar a que proveedores le comprábamos. Al final fue toda una mejora continua”.


¡Nos dedicamos a la urgencia!


Jorge resalta que “Nuevamerica es una empresa que se ha dedicado siempre a agilizar los procedimientos, dar un buen servicio al cliente y entregar en los plazos de tiempo más cortos posibles”, características que han querido mantener. “Trabajamos con personas que les gusta tomar el riesgo, pero con la claridad que para crecer hay que hacer las cosas realmente bien y ese desafío nos gustó mucho al tomar la decisión de asumir la administración de la imprenta”.


Con los trabajadores existió un proceso de adaptación, pero la gente lo recibió bien, les dio confianza ver que había un método detrás de cada nuevo proceso y con la automatización se generó motivación, porque trabajaban bajo sus propios indicadores y no bajo lo que un jefe les pedía.


Tomás finaliza, con una mirada de orgullo hacia el interior de la planta, y comenta que él y su hermano se sienten “tremendamente agradecidos con los trabajadores, porque en poco tiempo hemos logrado las metas propuesta y ha sido gracias a un trabajo en equipo. Estamos logrando los procesos más rápidos, pero con el mismo nivel de calidad y bajo un sello de sustentabilidad. Damos para 30 años más”.